Gestionar es limitar los efectos imprevisibles e indeseables. Es determinar rumbos, ritmos y modos. Gestión es hoy una palabra de uso corriente. La ciencia de la gestión se alimenta de múltiples fuentes y disciplinas, articula diferentes perspectivas y enfoques. La complejidad de la gestión se relaciona con el hecho de que la misma se encuentra en el centro de tres áreas articuladas y necesariamente intersectadas como lo son lo político, lo administrativo y lo académico.

Las instituciones universitarias actuales desarrollan su accionar en un contexto cada vez más cambiante y complejo, por lo que es necesario incorporar en su gobierno, gestión y administración, mecanismos que le permitan responder a sus objetivos y a las demandas externas en condiciones de efectividad.

Esta situación requiere conocer la problemática y dinámica de estas instituciones y reconocer que es importante establecer acciones que permitan cuestionar, analizar y reflexionar sobre las prácticas vigentes, para luego, ser capaces de proponer nuevas formas de gestión apoyadas en la participación con responsabilidad, creatividad, autonomía e innovación.

La Tecnicatura en Gestión Universitaria con sus dos orientaciones, está destinada a la formación del personal de todos los ámbitos en el quehacer universitario. Se orienta a desarrollar capacidades y habilidades para la toma de decisiones en el ámbito de su competencia, para lograr un trabajo más efectivo incorporando conocimientos, habilidades, herramientas y tecnologías que permita participar eficientemente en su administración y gestión.