En esta nueva edición de Ayudas para el aula, el Área de Formación Docente y Producción Educativa (FyPE) de nuestra Facultad propone algunas sugerencias para elaborar pruebas de opción múltiple de manera más efectiva. 

En contextos universitarios masivos como el de nuestra facultad, tal vez, las pruebas de múltiple opción son un instrumento de evaluación privilegiado debido a la rapidez de su aplicación y corrección. Más allá de esta realidad,  es necesario insistir en dos cuestiones:

1 - En la planificación de un programa de evaluación que contemple diversos instrumentos de evaluación y no solamente pruebas de múltiple opción.
2 - En el cuidado en el diseño de las pruebas de múltiple opción para no caer en situaciones confusas y/o injustas para nuestros estudiantes.  
 
✓¿Cuándo aplicarlas?
Pueden aplicarse para un examen, una autoevaluación, para indagar los saberes previos, para hacer un repaso de temas anteriores, etc.
 
✓ Riesgos
Evaluar exclusivamente con este tipo de instrumentos conlleva el riesgo de sesgar nuestra mirada y descuidar el proceso de aprendizaje que hacen nuestros estudiantes, no reconocer sus necesidades formativas ni tener una información confiable sobre la eficacia de nuestras prácticas de enseñanza.
 
✓¿Lo sabías?
Las pruebas de múltiple opción son sumamente útiles cuando funcionan como autoevaluación de los aprendizajes.