unciencia desigualdad socialUn estudio desarrollado por un equipo de psicólogas y psicólogos del Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIPSI) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y del CONICET indaga sobre las variables psicológicas y políticas que ayudan a explicar y comprender por qué las personas justifican las extremas inequidades que existen en la sociedad, en distintas dimensiones (económica, educativa, salud y justicia).

Para la investigación se aplicó un cuestionario a 305 estudiantes universitarios, mujeres y varones, de entre 18 y 60 años, pertenecientes a distintos sectores socioeconómicos (medio en su mayoría, pero también alto y bajo).

Los resultados arrojan que este grupo exhibe niveles medios de justificación de la desigualdad social -en una escala del 7 al 35, la media fue de 20,47-, y que acepta más la inequidad en términos económicos, pero menos en otros ámbitos, como el acceso a la salud, la educación y la justicia.

Al analizar a qué variables atribuyen la desigualdad social, encontraron que conviven explicaciones de tipo individualistas e internas, con explicaciones sociales y externas. Es decir, parte de los estudiantes sostiene que el origen de la pobreza reside en las propias personas, quienes son responsables de sus éxitos y fracasos de acuerdo a cuánto se esfuercen, dediquen y hagan mérito. Mientras que otros piensan que la verdadera causa reside en un sistema externo económico y político injusto.

Para la directora del proyecto, Débora Imhoff, es "preocupante que las y los estudiantes expliquen el origen de la inequidad social desde atribuciones individualistas, ya que ello responsabiliza a las propias personas por su situación de desigualdad”. Sobre esto agrega que, en otras investigaciones también realizadas bajo su conducción, observaron que ese tipo justificación individualista comienza a formarse tempranamente, desde la niñez.

> Más información sobre el estudio, en el portal de UNCiencia.